domingo, 25 de septiembre de 2011

CONFUNDIDO

¿Por qué quieres que me convierta en las noches que te faltan si sabes que no sé cómo actuar ante tus preguntas?

¿Por qué castigas mi cuarto de siglo a sabiendas de las mentiras que tendré que ofrecer?

¿Cómo quieres que haga sudar tu cuerpo si no me lo han enseñado los documentales que he visto?

Y lo peor de todo:

¿Por qué he sido yo el culpable de todo esto?

Mis neuronas eran princesas que no supieron rehabilitarse y ahora son musas al timón de mi mente.

Ya no me ven como una persona normal, dicen que paseo la locura por la carretera que lleva hacía el río.

¿Qué es lo que se puede esperar de lo que ya sabemos que ha ocurrido?

Los errores que antes me ayudaban a aprender, ahora me ayudan a quedarme dormido, y es típico ver en mi cama maquillaje que no reconozco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario