jueves, 24 de noviembre de 2011

¿LO ENTIENDES?

Aunque lo intentes
no conseguirás entenderme,
es dulce la madera que roen las ratas.
Los ríos pasan, la vida corre marcha atrás,
veo cómo apura el cangrejo el pitillo
y al aburrimiento quererme sin más.

Pésima condena que pasean mis 
gafas de sol, oculto las polillas
que nacen en mis ojos, no quiero
tener que contarlo, me asustan los 
días en los que pienso que confundiré
el color de los semáforos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario