lunes, 23 de enero de 2012

DE MENOS A MÁS

Estoy golpeándote
cada vez más fuerte,
a mala hostia,
con toda la rabia contenida,
usando la fuerza que no tenía,
con la que tú me has tratado,
parece mentira pero es así,
y yo, niño de mis pensamientos rotos
y equivocados, ahora te digo que no,
y cuando sea que sí
será porque egoísta de mí, me interesa usarte,
clavándote los llantos en las falanges de tus dedos,
así no podrás aclararte las lágrimas,
cavaré ahora que puedo el sitio más
oscuro del planeta y no me importará meterme dentro,
han desaparecido los fantasmas que habitaban
cerca de los lugares a los que me presentaba.


No hay comentarios:

Publicar un comentario