sábado, 21 de enero de 2012

NO LO PENSABA

Has mirado dentro del humo que cubre mis huesos,
has conseguido sacarme la armadura que no tenía
y protegerme al menos mientras me diste tus ojos,
qué más te puedo pedir si no te conozco
ni te he conocido.

Amanecía frío, despierto por fin o por fin no sabía
si así lo quería, pero los hechos estaban ligados al pasado.
Ya no puedes renunciar, te ayudaré además a que no lo hagas,
puede ser que también arrepentido cometas de nuevo
actos que no van contigo.

Prefiero saber que las cosas que pasan se reflejan
en algún lugar del alma, y reflejados los animales
que no sienten se abracen y duerman agarrados
de la mano, oliendo el sabor del sexo que guardan
las mantas que los protegen.

Como dos gotas del pecado de un cáliz,
el sabor de la mentira y el juramento no existieron,
los laberintos que tú has escrito gotean en mi almohada,
arden los fuegos que hibernaban desde su nacimiento,
y el veneno se ha convertido en el antídoto
que nos curó por momentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario