martes, 10 de enero de 2012

TE ODIO

Las plantas, aunque no lo parezca,
detestan el color verde con la misma
fuerza con la que yo detesto el color de la
naturaleza, del ser humano por ser egoísta,
asqueroso, ruin, embustero, miserable,
posesivo, ojeador del dolor, poco humilde
y humillador.
No me ofrezcas tu mano
gastada de tanto pedir, estoy tan cansado
que no deseo nada de vosotros,
la palabra deseo ya es horrible de por sí
y todas las palabras de este poema también lo son,
pero el poema es precioso, como cualquier
otra especie que desconozco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario