martes, 21 de febrero de 2012

UN CIRCO

El camello tiene sed,
un pañuelo se escapa entre sus manos,
se cae sin saber que su vida pasó
y ha pasado lo que pensó
que pasaba, el presente entre sus manos,
acude aprisa la delicadeza,
con cierta destreza y, sin más,
pone su vida encima de la mesa,
ahora las apuestas están entre sus manos,
anda lista la ruleta, dando vueltas
a la arista, se piensa que el artista
no va a hacer la pirueta, el trapecio
está preparado, lo sabe,
la vida no está entre sus manos,
tiene un lado sólido la carpa,
dentro el mismo camello toca el arpa,
qué despiste con este instrumento,
no lo tocaría tan mal ni un anciano,
es consciente de ello,
se está jugando un dado entre sus manos,
el público esta aterrado,
las caras no mienten,
sus ojos se han enlutado,
es lo más lógico y obvio,
si siguen así perderán todo
lo que tienen entre sus manos,
ni qué decir tiene,
las risas se han olvidado,
cuánto temor en otros lados,
pero en este mapa si algo se mantiene,
son los solanos,
que por todo el mundo ha pasado
y no lo sabe, el viento entre sus manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario