lunes, 5 de marzo de 2012

HASTA QUE ALGO SEA COHERENTE

"Hecho de polvo y tiempo, el hombre dura menos
que la liviana melodía que sólo es tiempo"

                                                                                             Jorge Luis Borges

Por la frente de los nobles vidrios,
hálito con la respiración del césped,
se queda sin campo el campo,
a la tierra le falta arena que mane
de los suburbios de alguna alcantarilla.
La mayoría del tiempo viendo pasar
lo que pasa sin más ni menos rencor
que aceptar lo que toca en ese preciso
momento que no nos deja pensar,
cada uno sabe lo que acepta,
y lo que acepta quien a nuestro lado está
parece no estar de nuestra parte,
es de color oscuro el último albor
que quiso celarse él mismo,
aferrarse al último rocío,
descabellar las páginas de los libros
en blanco y cantar desgarrando
las uñas de las montañas,
pintar de colores inexistentes
las metáforas de los animales,
ser libre dentro de la puta agonía
que acepta nuestro cuerpo,
triunfar como triunfan los depredadores,
y comernos nuestro propio alimento
para pasar hambre hasta que se apruebe
una ley en la cual algo sea coherente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario