jueves, 16 de agosto de 2012

PERO AQUÍ ESTOY

Me siento borracho,
sé que lo estoy,
perdido en este norte tan lejano de mí,
equivocándome a cada palabra que digo,
sin entender ninguna conversación,
abstraído y devorado por el alcohol.

Apenas acierto a decir mi nombre,
una palabra me acompaña: perdóname.
Es la más repetida de cuantos se sienten
perdidos en el fondo del cloro malherido
de una piscina sin agua.

Lo que acontece no es sino un cúmulo
de decisiones tomadas a favor o en contra
del entorno vivido, es decir,
¿quién sabe cuando se acierta?
No puedo valorar mis sentencias así como así,
necesitan de un estudio previo que nunca
supe realizar.

Pero aquí estoy,
disfrutando de la marcha fúnebre
de quien habla de mí sin entenderse,
que siga la fiesta que acabo de drogarme,
ahora no es momento de marcharse,
ni siquiera de pedir perdón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario