martes, 25 de septiembre de 2012

ACABA CONTIGO MISMO SIN VENCERTE

Sabrás de tanto y de nada,
de decirme con tu cuerpo
que el mío hace tiempo que no habla,
que si tú, que si yo, que menos
da una piedra contra una palabra.

Seguirás afirmando con la lengua

llena de arañas que miento,
que mientes, cuando a decir
verdad nada tienes en mente,
que eres mejor, y yo peor,
que no siga en ese sentido,
que si me entiendes lo que digo,
ya no sabes cómo explicarte.

Me conoces y siempre igual,

que si estoy perdido,
que haga caso a lo que dices,
que no beba ni fume,
que no tome drogas y me cuide
un poco a mí mismo.

Siempre tú en lo cierto,
yo, como no confundido
y perdido sin poder aclararme,
pero dices que tú si puedes
y no haces otra cosa que caer
derrotado, lo sé, justo como
un servidor al que nada se le
hace extraño.

Voy a aprender gritando,

cerraré los tímpanos con tantos
consejos y desagrados,
no me esperes esta noche en el banco,
prefiero no tener sentido del olfato.

Acaba contigo mismo sin vencerte,

reza si lo crees necesario,
pero no me desees un infarto,
aunque estés harto y no me entiendas,
yo hace tiempo que vivo al otro lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario