viernes, 23 de noviembre de 2012

EN QUIRÓFANO

Buscaban dentro de su cuerpo,
hacía unos tres días que había fallecido,
un corte desde lo alto del pecho hasta la cintura,
y enseguida empezaron a brotar gusanos cabezudos
bailando al son de la música que le había costado la vida,
los gusanos se repartían por la sala esterilizada,
una enfermera se apresuró a intentar acabar con ellos.
El corte había sido profundo, así qué se podían ver las costillas
carcomidas aplastadas contra los pulmones, 
los médicos no daban crédito a lo que veían.
Uno de ellos dijo: “tenemos trabajo,
hasta la hora de comer no saldremos“,
a lo que el muerto respondió: “a mi dejarme, solamente
estoy viajando, además he quedado para comer”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario