domingo, 2 de junio de 2013

LA FORMA DE LAS NUBES

Se asemejan las nubes a cerebros podridos,
llevados por el viento,
infinitas formas,
el mismo sabor,
los mismos gestos,
diferentes miradas.

Las palabras se han consumido
y a este lado del puente alzamos la voz,
gritamos si hace falta contra nosotros mismos,
nos dibujamos de color azul 
y vemos brotar del fango actos de fe.

No existe el tiempo, 
no existe la luz 
pero hemos creado el fuego,
nos han roto la espalda, 
las manos, las piernas,
nadie vale nada.

La tierra nos posee,
lo común esta conjugándose con lo desconocido
y creyendo que hemos caído
nos volvemos a levantar.

Huele a aceite en polvo,
¿Dónde hemos de buscar la verdad?

El verbo creer se está quedando sin argumentos,
la razón apenas quita el sueño 
y un ejército de molestias viene a conquistarnos.

Antes parecían ser los mismos que no son,
ahora nosotros somos quienes éramos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario