viernes, 28 de febrero de 2014

Y TODO QUEDÓ EN ESO

Ya sabes, todo ha cambiado,
ni si quiera quedan ascuas que recoger,
así parece ser la vida,
de una forma que no es,
al menos para quien no cree en los finales.

Todo va deprisa, tan deprisa que 
borro recuerdos ocurridos hace poco,
involuntariamente o por accidente,
tengo un desenlace,
un oscuro placer que no entiendo.

Se acerca y se va,
me abraza por la espalda,
me lleva la contraría tantas veces como sea,
me confunde, me desea
y nunca le pido una explicación.

Antes que baje la persiana me abre dormido,
se habrá ido o no,
entiendo que amanecerá un nuevo día,
puede ser que no lo sea,
puede ser cualquier cosa,
lo que es, es un final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario