domingo, 27 de abril de 2014

UNA GUITARRA

Una guitarra suena al otro lado del mundo,
yo te recuerdo porque sí, no quiero pensar en ello,
no decido sobre mi mente, ya me gustaría poder hacerlo,
y poder encontrarme contigo en aquel bar, aquella noche,
aquel lugar de mil demonios, el infierno, el cielo y el mar,
las piedras de este día que termina, se arriman tus manos,
tu piel junto a la mía, yo decido besarte y me doy cuenta que estoy solo,
pienso que firmar la paz tampoco nos uniría,
nos destrozaría si cabe aún más, porque para poder empezar
se necesita antes terminar algo, lo que sea, lo establecido,
lo que me lleva a ti, los recuerdos de un día, me han dicho
tantas veces que no, que no hay negación que me valga,
la lucha del mal ha hecho que el bien venga pocas veces a visitarme,
a instalarse en mi casa y desearme. 

Pero todo se supera aunque no se olvide,
el tiempo es más sabio que cualquier humano,
aprendamos a perdonar,
las cosas que duelen nos enseñan de forma cierta,
nos dan la llave de la amistad,
hagas lo que hagas pensad que siempre nos acompaña
el infierno el cielo y el mar.

Una guitarra suena al otro lado del mundo,
yo te recuerdo porque si, porque quizás estás a mi lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario