sábado, 1 de noviembre de 2014

BARCO DE VELA

Ha pasado el tiempo,
ha rejuvenecido la huida del si a todo,
cada decisión cuenta,
no somos tan dieciochoañeros como ayer,
no, no comprendo de que trata esta película,
las manecillas que le faltan a mi reloj han visto lo siguiente:
romper el almirez,
el lloro de tan desconocido hogar,
la disputa por tu propia lengua,
el entendimiento,
a veces la normalidad,
la infancia recogida en la gota que cae de un lagrimal,
a papá y a mamá,
la puerta abierta de la consciencia,
la fuerza que no deja a mi hacer agrietar,
como descansan mis cejas,
beber el aceite sin fregar,
una discusión tras otra hasta avergonzarme,
tengo que levantar la mano,
perdone ¿me lo puede volver a explicar?

No hay mayor problema,
todo continuara,
haciéndose difícil
con descansos sin disfrutar,
con el cuchillo entre los dientes,
con el sexo y la droga,
con que da igual si mañana llegará,
se ha hecho tarde para hacerse de día,
ahora solo queda volver atrás.

Zarpa, zarpa barco de vela
aunque te hayan cosido con hilo de paciencia caduca,
aunque tu madera ya comida por termitas decida
decida ahogarse antes de empezar,
zarpa barco valiente, no dejes que nada ni nadie
hago por ti lo que deseas realizar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario