sábado, 1 de noviembre de 2014

TENGO UN VASO

Tengo un vaso, 
un color amarillo,
una rosa,
una lámpara de gas,
un agujero por el que me asomo al mar.

Tengo tu sonrisa,
las formas que forman tu cara,
tengo la sed
de volver a tener el hambre.

Tengo una marioneta
que sus hilos mueve y da miedo,
tengo esta canción que te descentra
y este micrófono que se deshace.

Tengo bajo los zapatos
más del mil kilómetros de dudas.

Tengo las sendas de las azoteas de los edificios,
las hondas que te hacen volver a escucharme.

Hay un punto donde el torno no deja mirar hacia delante,
tengo la caricia del donde vas.

Tengo que tener cuidado con esto.

Tengo el pensamiento del joven,
y la temeridad del viejo cantar,
el latido de la inercia,
las voces que me gritan vuelve atrás.

Tengo el tropiezo en la piedra,
la alcantarilla perspicaz,
la sombra que me sigue,
la oscuridad en la que desaparecer.

Tengo todo lo que no debería tener.

No hay comentarios:

Publicar un comentario