domingo, 22 de marzo de 2015

MEZCLA

Escribir y ver a la vez
sin dejar paso al oído,
los órganos no son tan sabios 
como para poder mandar órdenes a tu cabeza
pero deciden por ti.

No hace falta que me cuentes que mis zapatos se desgastan,
no quiero volver a ver al chico que andaba descalzo,
hace poco más de un minuto que la misma sensación 
que tengo ahora me invade por dentro,
por fuera el tiempo va cambiando muy lentamente,
tenemos pañuelos en los ojos que también 
tapan nuestra frente,
tenemos algunas ideas que no decimos
cuando no nos resultan corrientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario