domingo, 22 de marzo de 2015

Y CORRO DESPAVORIDO

Y corro despavorido por la colina que me baja hacía el río,
pensando que el fruto de nuestra vida es el fruto de nuestro olvido,
todo esto se ha dado, todo esto se ha hecho por nuestra culpa,
y no hacemos otra cosa que matarnos.

Tengo que dar las gracias por estar en esta vida,
pero yo no estaba antes, 
no fue decisión mía elegir salir en estos años,
todo fruto contiene una semilla y ésta
guarda el máximo esplendor del proceso
realizado desde que no existía hasta que existió,
y existimos y somos la voz de lo que es o ha sido
aliento dentro de un nido, dentro del segundo 
donde el amor es el amor y el olvido ya me lleva hacia la colina que baja al río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario