jueves, 23 de julio de 2015

IMAGINANDO EL FUEGO

Es tarde para escribir, 
pero no quiero dejar de hacerlo,
hacer, dejar, escuchar y aprender
a comprenderlo me está costando,
pero ando haciendo lo que me mandan.

Soy todo oídos cuando nada me apetece escuchar
y nunca me tendrás cuando tú quieras venir a verme.

Relájate, respira profundo y crea otro tipo de registros,
ese soy yo cada noche, 
imaginando momentos en los que toco el fuego,
en los que soy yo solo, 
en los que me conozco y no conozco a nadie.
a solas, como cada noche me pongo a pensar.

Ahora imagino una bicicleta que se mueve,
pero las imágenes tienen que ser en parado,
no merece la pena correr sin saber andar,
dar un paso hacia delante y otro hacia atrás 
pasos en los que me conozco y no conozco a nadie
pasos tan débiles que merece la pena dar.

Habrá que intentar dormir dentro de nada,
dejar de imaginar y pasar a la fase del respiro,
en las que tranquilo y habiendo imaginado el 
fuego, la bicicleta y el mar me quedo dormido
sin saber cuándo puedo entrar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario