jueves, 23 de julio de 2015

TIEMPO AL TIEMPO

Tanto tiempo de cambios y nada cambia,
cambió algo ayer, y algo que dejamos para mañana.

Puedo escribir lo que quiera, a eso me enseñaron,
a separarme, para tener que empezar algo.

Aprender a dejar de lado, a ti, a mí, a quien yo pueda,
porque quien no quiere, tan solo tiene espera.

Casi todo es evitable, pero ya lo tenemos hablado,
dame la mano en este paseo, ¿tú te lo has preguntado?

Un día como hoy, donde trasegando mis propios
registros me encuentre, tú inflamaras lo que más
quieras, sea o no cerca de este puente.

No recuerdo lo lejos, lo fuera, lo cerca, lo dentro
que te siento, cuando yo soy yo como ahora,
desearía dormirte con un cuento.

Y apareces desnuda en mi imaginación,
te he desnudado tanta veces, que justo eres como pareces.

He intentado cambiar algo, aún sigo creciendo,
soy siempre un niño cuando te miro en mi espejo.

Ya no escribo lo que pienso, ni lo vivido, si no lo que soy.

Cuando salga de este poema, yo seré las letras que lo han escrito,
ni pensamiento, ni vida, solo letras, las que me valen para verte
cuando no estás y te recito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario