domingo, 6 de diciembre de 2015

POR LA PUERTA TRASERA

Ahora qué no estas y puede qué nos hayamos rendido
al placer que da vivir al otro lado de lo que uno hace
y no sabe y tampoco saben los demás,
tengo la tentativa de creer que una fuerza poderosa
me posee, te posee, pero no es así,
cada día con más golpes somos más débiles que nunca,
no hay fuerza que sujete los propios instintos
cuando el cuerpo es el que manda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario