lunes, 14 de marzo de 2016

NO HAY MÁS

Los días anochecen después,
la luna sigue siendo tan perezosa como siempre,
como siempre que quiere ya que nada se guarda para ella,
no es que esté muy lejos de nosotros, que también,
simplemente se trata de la apreciación y acondicionamiento
que le demos a nuestra vista,
por eso soy de los actúo y luego pregunto el porque.

¿Por qué las noches de oscura soledad al abrigo
de quienes me amparan, me estiman, me cuidan
y se acuerdan de mi, yo me alegro de la felicidad ajena
y pienso en los que no piensan en mi?

No hay comentarios:

Publicar un comentario