martes, 21 de febrero de 2012

UN CIRCO

El camello tiene sed,
un pañuelo se escapa entre sus manos,
se cae sin saber que su vida pasó
y ha pasado lo que pensó
que pasaba, el presente entre sus manos,
acude aprisa la delicadeza,
con cierta destreza y, sin más,
pone su vida encima de la mesa,
ahora las apuestas están entre sus manos,
anda lista la ruleta, dando vueltas
a la arista, se piensa que el artista
no va a hacer la pirueta, el trapecio
está preparado, lo sabe,
la vida no está entre sus manos,
tiene un lado sólido la carpa,
dentro el mismo camello toca el arpa,
qué despiste con este instrumento,
no lo tocaría tan mal ni un anciano,
es consciente de ello,
se está jugando un dado entre sus manos,
el público esta aterrado,
las caras no mienten,
sus ojos se han enlutado,
es lo más lógico y obvio,
si siguen así perderán todo
lo que tienen entre sus manos,
ni qué decir tiene,
las risas se han olvidado,
cuánto temor en otros lados,
pero en este mapa si algo se mantiene,
son los solanos,
que por todo el mundo ha pasado
y no lo sabe, el viento entre sus manos.

SE HA PERDIDO UN AMANTE

"germinarán azabaches ladrillos,
 edificarán el Calvario"
  Kutxi Romero


Vuelan paranoicas semillas,
el hombre está sentado frente al mar,
ve como brotan gotas de espuma,
es tarde, los edificios tienen que marchar.

El muelle, cansado de soportar choques
de trenes, vías respiratorias acuden a
ayudar, por una ventana asoma un fuelle,
incitando al fuego a quemar el mar.

Un banco falta, el poyete se cansó
de amasar cuerpos que por allí pasaban,
ahora el hombre camina,
¿en qué dirección va?

Se ha perdido un amante,
pregunta al poyete por la calle soledad,
éste no quiere contestarle,
suficiente tiene, nadie le quiere mirar.

Sube la brisa, no hay nadie que se moje
los pies, solo el banco que inmóvil permanece
hace caso omiso de este anochecer,
el alrededor no existe, todo se fue.

Y todos andando hacia ningún final,
¿quién puede decirlos qué pasará?
Agobio que pronto te presentas,
apenas les diste tiempo a marchar.

lunes, 20 de febrero de 2012

CRECEN EN LAS MIRADAS

Notas de olvido crecen en las miradas,
quise reconocerte y no pude,
en ese momento te quise sin que
tú lo supieras, y no quiero que lo sepas.

Lo que hago, lo que digo, lo que a mí
me pasa, está contaminado por un
estado febril que hace temblar mi cuerpo,
mis tripas se acechan contaminadas.

Te persigo sin querer observarte,
me observas y débil huyo del sitio,
solo me queda la negrura del recuerdo
más afilado, escribo puntos de sutura.

No me lo tengas en cuenta,
restriégamelo por la cara y haz
que todas tus lágrimas me ahoguen,
no solo sufro mi vida.

Aquí, vuelvo a sentir los nervios
que no me dejan pensar con claridad,
el cielo se ha equivocado de amanecer,
y yo con él, sin encontrar respuesta.

Lo sé, y no puedo decírtelo,
ya lo sabrás cuando sin verme
puedas mirarme, estoy solo,
a falta de un abrazo y unos ojos.

lunes, 6 de febrero de 2012

POR EL PRINCIPIO O POR EL FINAL

Está vistiéndose la locura,
pizcas de sudor la ayudan,
ayer parecía estar mejor.

Hoy nada echa en falta,
se siente cómoda,
se arroja por el puente.

Volando la ruina,
se deshidrata la corriente,
se queda sin respiración.

Hundida, apenas desalmada,
en la cuenca de tu corazón,
que tantos otros maneja.

Abierta una hendidura,
esta filtrándose el agua,
contaminando la belleza.

Aparta el débil césped,
deja entrever algo,
quisiera arrinconarte.

No eres de nadie,
desierto lleno de ósculos,
manéjate a tu antojo.

Hola amiga de nunca
ni de ahora,
ven o vete, eso ya da igual.

QUISIERON VIAJAR SOLAS

Recuerdo que apenas había luz,
aún los tejados oscurecían,
pero el amanecer había empezado
a través del brillo de una captura inocente.

Sé lo que dije, lo que nunca antes había dicho,
no me molestaré en descifrarte,
ni tampoco quiero hacerlo conmigo,
una casualidad es una cita a falta de escribir.

Florecieron los atajos de una misma tierra,
el paseo estaba a pleno rendimiento,
no hubo más ruido que el producido por
nuestros labios mientras se desentrañaban.

Música para el alma, para ser la antesala del sol,
para estar en calma y dejar tu olor de hoy
para el día siguiente, como dijiste, y así se cumplió,
yo simplemente preferí viajar acompañado.

Se hizo el silencio, se durmió la plaza mayor,
terrosos fuimos con su consentimiento,
amaneció por fin, mientras comprendí
que tu palabra nos hacia unir las manos.

Prefiero no conocer los finales,
olvidar los principios del tiempo
y que el viento nos aclare la voz,
el tabaco sigue floreciendo
en las nubes que quisieron viajar solas.