viernes, 23 de noviembre de 2012

EN QUIRÓFANO

Buscaban dentro de su cuerpo,
hacía unos tres días que había fallecido,
un corte desde lo alto del pecho hasta la cintura,
y enseguida empezaron a brotar gusanos cabezudos
bailando al son de la música que le había costado la vida,
los gusanos se repartían por la sala esterilizada,
una enfermera se apresuró a intentar acabar con ellos.
El corte había sido profundo, así qué se podían ver las costillas
carcomidas aplastadas contra los pulmones, 
los médicos no daban crédito a lo que veían.
Uno de ellos dijo: “tenemos trabajo,
hasta la hora de comer no saldremos“,
a lo que el muerto respondió: “a mi dejarme, solamente
estoy viajando, además he quedado para comer”.

jueves, 22 de noviembre de 2012

PALABRAS QUE SE ME HAN ENCADENADO


Me conquistaron tus ojos, yo hacía mucho tiempo que no veía.
No veía la tormenta que se acercaba, terminé por ahogarme dentro de los mares.

Los mares que fluyen por mi cuerpo se han secado de tanta pena.

Tanta pena pude ver en tu rostro, que decidí no contarte lo que me había pasado.
Había pasado por encima de las nubes, justo me arrepentí de no tenerte.

No tenerte me llevó a la luz que dicen hay al final del túnel, allí con sangre pude descansar.
Pude descansar sentadito en la silla vieja del salón, la luz que me alumbraba venía desde la farola del parque.

Del parque que me vio crecer, solo quedan dos recuerdos, uno es un columpio y del otro no me acuerdo.
No me acuerdo que quise contarte, seguro que era mentira, no te creas nada de lo que te cuento.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

EN ESTE TIEMPO, UN DÍA COMO ESTOS


Todo acontecía tranquilamente, la noche se estaba cerrando, Oscar apuró la copa y fue en busca de su abrigo, era consciente de que en la calle hacía frio, no encontró el ticket del ropero pero su rostro era conocido y con unas pequeñas señas pudieron encontrarlo, antes de salir se hizo una coleta y se subió los pantalones, no quería llegar a casa y que su mujer se diese cuenta inmediatamente de su lugar de procedencia.
Anduvo unos quince minutos hasta el coche, tiempo que uso en respirar profundamente e intentar andar en línea recta, sabía que iba bebido ,asique se lió un cigarro ya dentro del coche y encendió la radio, pensó que esos diez minutos que tardaría en terminarlo serían suficientes para encontrarse mejor, pero de pronto algo hizo captar su atención a aquella voz tan masculina que salía del transmisor, avisaba del peligro de usar los vehículos ya que como consecuencia de los 0 grados de temperatura la gran mayoría de las carreteras estaban heladas. Tenía que recorrer once kilómetros hasta llegar a su pueblecito, la gran mayoría por autovía pero muy peligrosos los últimos tres kilómetros ya dentro del desvío hacia su casa. Miró el reloj; son las dos de la mañana aún es pronto, voy a hacer tiempo en el local de mi amigo Pepe, dijo.
El local se encontraba a medio camino, arrancó el coche y con sumo cuidado descendió la cuesta dirección a tomar la última copa, la carretera aún se encontraba en buen estado, pero iba despistado y casi se pasa la salida del local, frenó bruscamente y giró a la derecha olvidando el intermitente.
Subió las tres escaleras y entró en el local;
-          !Hombre mirar quien ha llegado chicas!, dijo Pepe con la cara un poco adormilada y sin peinar.
 
-          Pepe no vengo con intención de hacer nada, esta mi mujer y los niños en casa, además sabes que desde que me echaron del trabajo no ando bien de dinero, afirmó Oscar.
-          Sabes que somos amigos, hay confianza, como te vas a ir a casa sin probar a estas niñas, ¿a que sí chicas? grito el dueño del local, mira fíjate en Kathy es eslovena y su primer día aquí.
-          Si es una preciosidad ¿qué años tiene? aprovechó Oscar para mirarla de arriba abajo.
-          Diecinueve recién cumplidos señor Oscar, anímate durante una horita, aún no conozco a nadie aquí.
Oscar no vió más que una melena rubia y unas caderas sin ritmo que subían hacía las habitaciones.
Al terminar se marcho casi sin despedirse, la hora se le echaba encima, un simple: hasta luego familia, fue lo último que se escucho antes de que se cerrase la puerta del local.
Volvió a subirse en el coche ya sin fumar, eran las cinco de la mañana y pronto amanecería, no sé cruzó con ningún coche en su camino, asique la llegada la resulto relativamente fácil.
Abrió la puerta y se dirigió hacía su habitación, paso por delante de la puerta de sus hijos con cuidado de no hacer ruido, una vez dentro su mujer se desveló y pregunto: ¿qué hora es cariño?
-          Son las tres cielo, es pronto, contestó Oscar metiéndose en la cama mientras preguntaba por los niños.
-          Se han dormido muy pronto, traes un olor a mujer que no reconozco apresuró a decir Lola.
-          Ya sabes cómo son las cenas de empresa cielo, es el día que más se perfuman las mujeres, solo es eso.

viernes, 9 de noviembre de 2012

CON PRECEDENTES

De hecho, he peleado contra todo lo qué quería cambiar:
el viento, la tierra, el mar y tantas cosas que suceden
sin apenas poderlas entender, pero no he conseguido más
que luchar contra una fuerza infinita, 
una fuerza que no me aclara qué camino que he de seguir.

Estoy contra el muro del jardín de mi patio,
veo una luz destellear al fondo,
¿Será una tormenta?, ¿será el amanecer? 
Vuelven las dudas a mi mente, 
solo me queda una cosa clara, 
no me moveré de aquí hasta que todo pase.