martes, 7 de mayo de 2013

NO ES TAN FÁCIL

Tantas cosas que terminas callando simplemente
por miedo a obtener la respuesta que ya sabes,
debes hacer frente a la verdad tal y como es.

Hace tiempo que no sirve de nada dar rodeos 
a la conciencia, las excusas se inventaron antes
de que tú y yo llegásemos a este mundo,
pero sigo sin poder decirte todas las cosas que me gustaría
obviar de tu persona, es decir, no haber conocido de ti.

Cuando me cuestiono si realmente haberte conocido
es fructífero para mí, no sé qué responderme,
pero claro, cómo voy a dirigirte esa pregunta.
Casi siempre ando modificando mis miedos por ocultarme
a mí mismo la verdad,
¿sabes lo difícil que se me hace dejar la mente en blanco?

Me gustaría quedarme solo en el mundo,
que un gramo de paz se posara por encima de mis ojos 
y al verme parpadear me dijera que jamás volveré a abrirlos.

Repito que es difícil llevar una vida encima de un bote
mirando desde lo lejos la isla que te vio nacer,
al menos creo que de algo me siento convencido,
de que sé que quererte me ha llevado a esta situación,
no vale verte pegada a mi cuerpo
y ver cómo abres la boca para preguntarme cualquier cosa.

Ahora no, ahora duerme como yo intento hacerlo y déjame ilusionarme
pensando si todo esto que me pasa y me callo mañana cambiará.
No puedo reflexionar y llegar a ningún tipo de conclusión,
necesito cultivar esta situación el tiempo que ella quiera,
que me maneje a su antojo y una mis brazos con mis piernas
como fuertes raíces de sauces. Aquí te dejo por hoy, por el 
tiempo que quizás tarde en terminar mi poema.