lunes, 14 de marzo de 2016

ALGUNA QUE OTRA PELÍCULA


Principio:

Dos personas entradas en años fuman apoyados sobre una ventana,
años atrás ellos mismos la construyeron, aún así apenas lo recuerdan,
todo está vacío,
casi destruido,
abocado a un desenlace precipitado,
pero el cigarro está recién encendido,
hay que fumar despacio,
ellos saben que cada bocanada es tiempo vivido,
y el tiempo vivido son ellos mismos sobre esa ventana.

Nudo:

No hablan,
apenas oyen la chatarra que los rodea,
el día a día le ha llevado a no tener conversaciones trascendentes,
echan de menos su pasado y eso
es totalmente palpable en sus rostros,
son dos lindos abuelos que vuelven a encenderse un cigarro,
ahora fuman más rápido pero el humo se olvida más despacio, deben irse.

Desenlace:

Siguen sin dirigirse la palabra, marchan a otros quehaceres,
mientras caminan uno de ellos va pensando lo siguiente:
todas las películas en las que me vi reflejado,
no han sido más que los momentos que he vivido,
todos somos nuestros propios directores pero no
creamos en vida la película que quisiéramos ver,
por eso ante un final que se avecina cercano fumo más rápido,
intentando que este desenlace sea un principio
como en algunas de las películas que vi.

ME DISPARÉ


Antes de dispárame a quemarropa
me habían hecho todo tipo de torturas,
yo un simple soldado derrotado en la vida,
sin vestimenta ni zapatos con los que andar,
pero con miles de kilómetros de miedo y mentiras
a mis espaldas, a lomos de algún animal corriente
disparé, he matado apuntando a la cabeza,
sin pensar a quien, ni como, ni porque.

He viajado con pasaportes perdidos,
he robado identidades de papel y cartón,
he tomado trenes de ganado y sangre,
he bebido del reflejo de los charcos con hambre.

Me capturaron por fin,
de frio habría muerto poco después,
me ofrecieron mis últimas palabras,
no las dije, me disparé.

ENTREVISTA DE TRABAJO Nº 4


En la frontera de las palabras,
donde hay palabras y faltan momentos,
donde hay muchos más momentos que palabras,
yo me acerco fiel sabiendo que tú sabes que voy.

No todo será llegar a la primera,
detrás de cada uno de nosotros hay miles de historias
que no sabemos, más historias que palabras,
historias que desconocen la propia historia,
yo sigo acercándome a sabiendas que lo hago.

A mitad se rompe el cuento,
pero nadie puede romper la escritura,
lo que escribo hoy se perderá,
no valdrá para nada,
volará como han volado tantos recuerdos,
recuerdos que se buscan entre sí pero no se encuentran,
he de buscar, he de buscar porque tú sabes que voy y yo iba por buen camino.

FUE


Y me dio la libertad de poder poner los pies encima del salpicadero,
de conducir por conducir,
de gastar por gastar,
de volver a lugares donde no tenía pensado hacerlo,
de conocerte por no tener que aparcar,
de disfrutar del sexo cuando es el sexo,
de morir y volver a mirar por cualquier espejo.
Y me dio la libertad de ser quien soy y de cómo soy,
y te vendí fiel a una mirada que tatúa con los ojos cerrados
un corazón que acompaña miles de kilómetros,
aún te veo mientras viajo con la mente en blanco,
en la calzada hay marcas que recuerdan tu paso,
porque aquí nadie se queda, ni la carretera.

AL ABRIGO DE TODO


He querido olvidar todo lo que los bares me han dado,
pero siempre he terminado volviendo,
a la misma hora,
al mismo lugar,
a pedir si es posible una cerveza más,
que no muera de sed.

He obviado consejos, ruegos, peticiones y convicciones propias,
he pecado moralmente al sacar mis besos del cajón prohibido,
que no mueran de sed.

Me ha sabido a gloria no recordar como llegué a casa,
despertar con la ropa ardiendo del frio por dormir desnudo,
me has arropado las noches que tenía calor,
has sido tú y has sido yo,
he intentado ser fuerte sin darme cuenta que me faltaba un vaso donde poder beber,
muriendo de sed.

YA SABES


Ya sabes que no lo deberías volver a hacer, que sí, que no.
bueno es mejor dejarlo como está.

Uno piensa que controla su instinto, su forma de actuar, su sentido y sentimiento pero quién sabe lo que vamos a hacer, que sí, que no.

Ya pero siempre queda la incertidumbre y es constante la frialdad y los cambios de pensamiento, las dudas y cambios de humor, a menudo pensamos que la razón y la verdad fueron paridas con nosotros en una fría habitación de hospital cuando lo único que sabíamos era mamar y poco más, que sí, que no.

Quien será el próximo que pague nuestra frustración debido a un incidente con otra persona.

¿Y los sabios? ¿acaso hay alguien que sea o roce la perfección? que sí, que no.

Estoy encerrado en una habitación esperando una cita donde contar mis males y malestares, que no son nada más que problemas del primer mundo y me auto convenzo de todo lo posible a la vez, que sí, que no.

El final puede a veces suponer el principio de algo interminable, siempre mordiéndonos la cola, pero hay algo que nunca miente cuando aún siendo por la espalda nos mira, el espejo, fiel a todo y a nada, que sí, que no, lo mismo que digo yo, que sí, que no.